¿Cómo sobrevivir a un hostal de mala muerte? Primera parte: París

París

Desde Guanajuato hasta Bratislava, desde Tokio hasta Bucarest, yo siempre viajo y me hospedo en hostales, con ciertas excepciones como cuando uso los servicios de hospitalidad (cliquea aquí para saber un poco más sobre couchsurfing), y la mayoría de las veces he tenido muy buenas experiencias aunque algunas veces no han sido tan buenas pero todo es parte de la aventura. En ciudades muy caras he tenido que hospedarme en hostales lejanos al centro ya que son los más baratos (sin embargo su transporte público llega con facilidad a esos lugares y eso lo considero mucho a la hora de elegir hostal) pero también son los más sórdidos. En París me quedé en el Friend’s Hostel, un hostal ubicado al norte de la ciudad (en el caótico Boulevard de la Chapelle), lejos de las grandes atracciones parisinas, pero convenientemente ubicado cerca de la estación de trenes París Nord (Gare de Nord). París es una de las ciudades con mayor cantidad de estaciones de trenes en el mundo y cada una está estratégicamente ubicada para servir a diferentes partes de Europa, en este caso de la Gare du Nord viajé al noreste de Francia, a Bélgica, por lo cual hasta el más sórdido de los lugares tiene su encanto (o su utilidad). Continuar leyendo “¿Cómo sobrevivir a un hostal de mala muerte? Primera parte: París”

Viajar por el mundo y trabajar como au pair

Au pair

 

Hay mitos y realidades sobre todas las cosas que conciernen tanto a los hombres como a las mujeres viajeras, por un lado se dice que el hombre tiende a viajar más porque el mundo es más “seguro” para él y lamentablemente es una realidad en algunos lugares del mundo en donde el machismo aún prevalece (México incluido); aunque eso no significa que no haya viajeras, al contrario, en mis viajes he encontrado a más viajeras que viajeros, la mayoría viaja con otras viajeras mientras que los viajeros suelen hacerlo normalmente sin compañía (a menos que sean ingleses o australianos que viajan y beben con otros borrachos como ellos) aunque en países relativamente “seguros” es fácil verlas en las estaciones de trenes, hostales, museos, parques, pubs, etc. disfrutando del viajabundeo solitario sin que las molesten aunque no falta el australiano (en otra entrada hablaré sobre por qué los australianos son los peores viajeros del mundo) que las hostigue. En un hostal de Zagreb, Croacia una viajera estadounidense se acercó a mí y me dijo que la ayudara a quitarle de encima a un australiano ebrio que la acosaba constantemente; así lo hice. Dicho sea de paso a mí también me ha costado mucho quitarme a esos borrachos de encima, es una de las contras que tiene el siempre quedarme en un hostal. Pero afortunadamente hay más ventajas que desventajas si se es una viajabunda solitaria y aquí te diremos cuáles son. Continuar leyendo “Viajar por el mundo y trabajar como au pair”