Anécdotas de supermercados o Battle Royale por una comida con descuento

Ya les había hablado sobre cómo en países como Japón los supermercados tienden a hacer descuentos en las últimas horas del día en sus productos perecederos para que no queden sobras y así nada se desperdicie (ojalá hicieran algo parecido en México). Pues recién acabo de llegar de mi supermercado favorito en todo Beppu (prefectura de Oita) llamado Mayumi y aquí les cuento toda la experiencia que conlleva el buscar un buen descuento en estos fantásticos supermercados japoneses…

Cuando uno viaja es difícil adaptarse a los horarios que uno tenía en México para comer, ya sea porque te despiertas más temprano para salir a conocer el lugar en el que estás, porque no cocinas y sales a comer fuera y tardas en encontrar un restaurante que te plazca, porque en el hostal la cocina está llena y tienes que esperar tu turno, etc. etc. Por lo que es normal comer más tarde de lo usual. Esto no siempre es malo, más si eres una persona paciente en un país como Japón ya que entre más tarde vayas a un supermercado japonés más posibilidades tienes de ahorrarte mucho dinero. Por ejemplo si vas a las 3 de la tarde a la sección de comida preparada y/o carnes encontrarás una sección típica como las que hay en todo el mundo, con mucho arroz, pollo, camarones fritos, sushi, calamares, etc. Nada fuera de lo ordinario, pero si empiezas a llegar a las 4 o a las 5 la cosa se va poniendo interesante y es que los encargados de esa sección comienzan a etiquetar la carne y comida preparada con unos stickers que contienen números como “1” o “2” que significan que esos productos tienen 10% o 20% de descuento. Después de las 6 es cuando me gusta ir ya que ese “1” y “2” se transforman en “3” y “4” y hasta una pizza pequeña de 600 yenes (aprox. 97 pesos) podría salirte en tan solo 60 pesos o menos.

A esta hora evidentemente los productos comienzan a escasear ya que muchas personas suelen aprovechar esos descuentos pero no todo se va, hay un fenómeno muy curioso y es que muchos ancianos empiezan a “posicionarse” delante de la comida esperando el momento mágico, un momento que va desde las 7 hasta 7:30 PM en donde el encargado de la sección regresa y pone una etiqueta que ya no contiene números sino un par de kanjis (sinograma -o sea que vienen de China- utilizados en la escritura del idioma japonés) que no sé con exactitud lo que dicen pero sí sé lo que significan: todo está al 50% y es aquí en donde empieza la battle royale (Battle Royale es una novela del autor japonés Koushun Takami que trata a grandes rasgos sobre un grupo de secundaria va a una isla en donde tienen que matarse entre ellos para que uno solo salga con vida). En esta battle royale de los supermercados uno solo conseguirá la pieza deseada (o más dependiendo del número de piezas disponibles). Los ancianos en Japón, muy educados, pierden toda compostura si se trata de una buena oferta por lo que es común que te golpeen (sin querer) con tal de tomar la caja de bento (cajitas llenas de arroz con sushi, vegetales en tempura u otro guiso típico de Japón) que buscan allí desde las 6:30 PM. Es toda una experiencia; yo a veces consigo cosas interesantes como empanadas de camarón o rollos de arroz con pollo o carne de cerdo aunque a veces por querer agarrar algo al azar y sin saber japonés me tocan cosas que no me gustan como unos huevos con calamar empanizado.

Hoy conseguí una pizza (cincuenta pesos), un guiso de arroz (treinta pesos) y dos sándwiches (diez pesos cada uno) más un cuarto de carne de cerdo con 20% de descuento (aquí sí es difícil conseguir el sticker de 50% aunque a veces a los camarones les ponen este sticker por lo cual 250 gramos de camarones podrían salirte en 40 pesos, nada mal para ser Japón) por lo cual mi cacería fue buena. En cuanto a la fruta es lo difícil, las manzanas, fresas, naranjas, jitomates, aguacates, sandías, etc. son extremadamente caras por lo que es mejor evitarlas si no cuentas con mucho dinero. A la piña, también carísima, la suelen vender en pequeños trozos y con descuento también después de las 6 de la tarde aunque suele acabarse pronto así que ni modo, a comer cebollas y papas que es barato aquí.

Si quieres experimentar Japón con poco presupuesto no olvides también checar esta entrada en donde hablo sobre hospedaje gratuito y cómo viajar por tren (y próximamente hablaré de los autobuses) sin gastar tanto en este país tan fascinante. Así que ya sabes, Japón no tiene que ser una experiencia cara si no quieres. ¡Disfrútalo con el presupuesto que tengas!